Max Cachimba y un hito irrefutable en las muestras de autoayuda

 

ROSARIO -. No existe aún la categoría de “muestras de arte de autoayuda”, pero cuando ese género improbable se haga realidad, la exposición de Max Cachimba (1969) en las instalaciones del Centro Cultural Parque de España se convertirá en un hito irrefutable. Nadie que esté triste o melancólico debe dejar pasar la oportunidad de visitar la exposición y dejarse afectar por la terapia visual del artista oriundo de Fisherton. Hay tiempo hasta el 30 de este mes. Al cuidado de Rafael Cippolini y con la colaboración de Pablo Silvestri, Breve antología polimorfa posee atributos patafísicos. Delirio, humor, poesía y sinsentido están presentes en las secuencias de imágenes, organizadas como si fueran historietas publicadas en las paredes de la institución.

“Es una deuda que Rosario tenía con Max”, dicen los funcionarios de la Secretaría de Cultura y Educación de Rosario y del centro cultural, que trabajaron en conjunto para montar la muestra. Es una retrospectiva que cubre un arco temporal de más treinta años: las obras reunidas van de 1986 a 2017. Desde su inauguración, el 16 de marzo pasado, ya fue visitada por cientos de locales y visitantes. “Vienen muchos jóvenes y chicos”, comenta la señorita apostada en la entrada del espacio cultural. No es raro escuchar allí, nítidas entre la música de los videos animados que Cachimba hizo para un canal de televisión de Rosario, risas de los asistentes que siguen con atención los diálogos, las narraciones y las formas insólitas de las historietas y las pinturas.

 

 

Autodidacta pero, como indica al pasar, hijo de dos profesores de arte, Cachimba inició su actividad creativa en la adolescencia. A los quince años, cuando era conocido como Juan Pablo González, ganó un premio de la revista Fierro para jóvenes historietistas. Cippolini le atribuye una santísima trinidad del humorismo gráfico local, compuesta por Oski, Landrú y Copi. “Ellos convirtieron el humor en una ciencia”, escribe. A esa influencia, el propio Cachimba le añade la de los semblantes de Juan Grela, las maquinaciones de Max Ernst y las fábulas misteriosas de Henri Matisse. En sus textos asoma la sombra disparatada de Edward Lear, creador de limericks. “A penas y pesares,/ vino blanco y calamares”, se recomienda en una de las viñetas de Versos selectos, el libro con imágenes y textos publicado por el sello rosarino Iván Rosado.

El carácter polimorfo se vuelve evidente al examinar los destinos de su trabajo: ilustraciones para relatos y poemas de César Aira, Roberta Iannamico, Pablo De Santis y Alejandro Jodorowsky; una versión satírica del Infierno dantesco, tiras cómicas para Perfil, LA NACION y Los Inrockuptibles; minúsculos libros de artista, obras premiadas e incluso bocetos que, confiesa, “costó arrancarle” y que ahora se exhiben en vitrinas.

 

 

Cuando advirtió que su trabajo se permeaba de humor, Juan Pablo González tuvo, según cuenta el artista mientras oficia de guía a orillas del Paraná, “el síndrome de los humoristas gráficos”. Así fue como decidió rebautizarse. “Max Cachimba” se impuso por el sonido y las evocaciones circenses del nombre. No tan curiosamente, el sonido es una cualidad de la obra de Cachimba. Si bien es cierto que las pinturas y los dibujos son mudos, los instrumentos musicales forman parte del repertorio visual. Un concierto de instrumentos con y sin intérpretes protagoniza varios trabajos. “Larga vida a Max Cachimba”, concluye Cippolini en el minicatálogo gratuito. No está solo en su antojo.

Por Daniel Gigena, en La Nación de hoy. Haciendo click acá.

Gran hallazgo: en la edición papel la reseña aparece en la sección de psicología.

Huronopodosis

 

El Hurón nunca sueña de más ni de menos. Rastros acá.

Polimorfìas & Humorismos

 

(…) De Max Cachimba, nacido en 1968, se exponen incluso dibujos fechados en 1972 y 1974, guardados por su madre artista, y que prefiguran su obra actual. También se hacen presentes (en pedestales y en rincones de las galerías del CCPE) los objetos encontrados que él retrata en sus pinturas y dibujos, como la gallina de cemento para jardín que dio origen al personaje de Olga Gina para el programa televisivo local de animaciones Cabeza de Ratón.
En una Argentina paralela, la revista Fierro no se fundió, Juan Pablo González sigue firmando con sus iniciales las historietas que desde mediados de los ’80 y hasta comienzos de los ’90 dibujó para su suplemento Oxido con guión de Pablo de Santis, y nada de esto existe. Pero por suerte sí, pese al costo y al riesgo de incursionar en muy diversas ramas del arte (animación, pintura al óleo, collage y hasta varieté) para un artista que desde los 15 tenía su futuro bocetado.

 

 

(…) Literalmente, “polimorfo” significa “de múltiple s formas”. “Lo que en esta exposición se verá son historietas, ilustraciones, pinturas, animaciones, poesía, objetos”, anuncia el curador. Munífico Institutor del Longevo Instituto de Altos Estudios Patafísicos de Buenos Aires y compilador de un Manual de Patafísica ilustrado por Max Cachimba, Cippolini era la persona indicada para reunir y ordenar estas piezas tan diversas en formato como cohesivas en su incoherencia calculada.
Esta muestra antológica es una oportunidad única de disfrutar sus historietas artísticas publicadas en medios extranjeros, como la revista Qué suerte; o extintos, como la Fierro o el diario Perfil (donde publicó su tira Humor idiota) o la franquicia de la revista Inrockuptibles. Todo eso, en contrapunto con su arte historietístico, como el de sus ilustraciones para libros de Roberta Iannamico o de César Aira o un álbum de la banda Una Cimarrona (cuyo arreglador y trompetista Eduardo Vignoli también compuso la pegadiza fanfarria de uno de los videos de la muestra, La Tourneé du Monde, con dibujos de Cachimba animados por Pablo Rodríguez Jáuregui). Hasta hubo en la inauguración un número vivo de La dimensión descocada, su proyecto performático con el actor Rodolfo Marusich, donde se invocó a un tal “Ernesto” que algún conocedor no dejó de asociar con la bizarra banda Ernesto y su conjunto, formada alrededor del 2000 por Cachimba, Marusich, David Nahón y una cambiante serie de músicos invitados.

 

 

Si bien el curador lo vincula a dibujantes como Landrú, las influencias de Max Cachimba conjugan los tópicos del humor gráfico (cierto humor gráfico, entre lo tierno y lo siniestro, como el de la saga The Far Side, de Gary Larson) con el alto arte medieval del poeta Dante Alighieri y del pintor Hieronymus Bosch. Ellos en su época difícilmente se hubieran encontrado, pero se dan cita en esta obra.
Lo infernal medieval es un tópico que Max Cachimba aborda sin solemnidad, mientras se apropia de la síntesis formal de ciertos modernismos periféricos, citando los retratos de Augusto Schiavoni (hay un homenaje a su Muchacho del porrón), un personaje de Lewis Carroll, o los bucólicos cipreses de Martínez Ramseyer. Hay un lado B del canon, y junto a ellos existe un tesoro de palabras y objetos caídos en desuso: los chistes de Jaimito, las jarras en forma de pingüino o términos como intríngulis o piscolabis, con cuyos efectos de comicidad Max Cachimba construye su propio “limbo acrónico”.
Antes que de absurdo, habría que calificar su disparatado y tragicómico humor como nonsense: ese género victoriano que crea un mundo autónomo, regido por la lógica de lo gratuito y el sinsentido.

El humor polimorfo de Max Cachimba, por Beatriz Vignoli para Rosario 12, haciendo click acà.

Sìntomas & Sìntomas

 

“¿Qué tipo de artistas estamos formando hoy? ¿A qué clase de artistas estamos festejando? ¿No está bastante sobrevaluado cierto reconocimiento ?internacional’? ¿No lo están también las tantas bienales y ferias de arte? ¿La creciente fiebre -nada nueva, por cierto, y casi siempre beneficiosa- de la profesionalización de las artes visuales no extiende demasiado ese efecto colateral de poner mucho el foco en la carrera de un artista más que en su obra? ¿No se relega bastante -al punto de confinarlas en un vago etcétera- a aquellas apuestas artísticas que prosiguen hurgando en los límites de amateurismo, de los discursos lejanos al énfasis y los eslóganes y tan poco tienen que ver con el espectáculo grandilocuente? ¿Qué sobrevida y proyección tienen los formatos pequeños, incluso acrónicos, esos que voluntariamente se apartan de las agendas institucionales pero también del outsider serial que siempre atrasa? ¿El futuro nos dejará disfrutar de otros Fermín Eguía, Florencia Bohtlingk o Max Cachimba?”

“No creo, como seguramente nadie cree, en las recetas mágicas o en las fórmulas novedosas. Pienso que cada vez resulta más necesario proteger esa chispa tan difícil de detectar hoy que podríamos llamar la curiosidad crítica y que no es otra cosa que salirse del festejo automático de unos pocos nombres y estéticas, más allá de sus valores y de todas sus retóricas y de la perpetua estupidez de las redes sociales. Parafras eando a Beckett y a Oski, pienso que no es mala idea seguir errando cada vez mejor.”

Problemas (y soluciones) en el mundo del arte argentino, por Marìa Paula Zacharìas en Ideas de La Naciòn, haciendo click acá.