¿Explicaciones?

¿Por qué debería dar explicaciones? Simplemente es escritura. Cambia. Nietzsche cambiaba de escritura continuamente (de ahí el gran acierto de Mónica Cragnolini al referirse a escrituras nietzscheanas). Mi ejercicio de admiración a Nietzsche es continuo, pero es claro que nada de estas escrituras remite al filósofo. La primera de las entradas arbitrariamente sucesivas es Dronescape. La última hasta el momento, la que estás leyendo en este mismo momento. Acá y allá, los enlaces-hurones aparecen como pausas.
Cada una de estas entradas (Dronescape, Temperaturas extremas, 1881, Imago, etc) no están acabadas. Habrá más. Cambiarán párrafos. Se engrosarán. Se mezclarán, tal vez (no sé). Lo digital lo permite: médanos de letras.
Llegará muy pronto el momento en que todas y cada una de las entradas tengan su contenido maleable. Mientras tanto, como en cualquier nave, será fácil detectar entre las puertas abiertas y las cerradas.

 

 

Una genealogía reversible y deforme. Propongo una escena. No recuerdo el año pero es fácil de averiguar: acababa de estrenarse, unos meses antes, el buscador cartográfico Kartoo.
Amaba esos mapas de información (de esa época data mi preferencia por los metabuscadores). Nada de vértigo de las listas. Simultaneidad, discontinuidad. En esa época también pegaba fichas en la pared y las movía continuamente. ¿Se acuerdan del fichero de Arno Schmidt? Pero vertical. Y entremezclado, una y otra vez.

¿Cómo se interconectan, cómo crecen estas escrituras? ¿De qué manera se expanden y revierten? Puede que los comentarios, las supuestas notas al pie aparezcan en el mismo espacio. O no.
¿Cuándo cambia, en qué momento sigue? Imposible determinarlo.
Como Gregor Samsa, el primer transformer (biológico-metafórico): muta. Aparece mutado.
Prosigue mutado.

 

0 Responses to “¿Explicaciones?”


Comments are currently closed.