Monthly Archive for December, 2014

Think Thank Nerdcore II


Decirlo de este modo es un despropósito, lo cual nos indica que vamos por el tan ansiado mal camino: O Un Show Más son los Beatles y Hora de Aventura los Rolling Stones o al revés. Pero me hace bien suponer que uno funciona perfectamente en relación al otro. Ya sea el dueto de Mordecai y Rigby (Regular Show) o Finn y Jake (Adventure Time). Lo que más valoro es la impronta fantasiosamente desbocada de la narración.


Creo que los niños –de la edad que fueran- que se eduquen con estas series entenderán a Copi de un modo distinto a las generaciones anteriores. A Copi y a sus herederos. Los relatos de Copi y los de estas animaciones proponen, cada una en su modo tan diferente, una aceleración fantasiosa donde todo puede pasar. Y generalmente pasa. O no. Tampoco importa si pasa o no, pero se trata de un trayecto de aceleración que puede tomar cualquier atajo. Esa es su diferencia con la aceleración de Tom & Jerry o Charles Chaplin: más allá de los subtextos y contenidos, en uno y otro el vértigo se propone en coordinadas cerradas, sin dispararse a otras lógicas, a nuevas metamorfosis.


En este sentido, Hora de Aventura y Un Show más parecen conectar con la mejor tradición de la animación estadounidense: los primeros capítulos de Tom y Jerry de la Van Beuren Studios (cuando aún no eran gato y ratón)…


… y la primera versión animada de El Gato Félix, de los años ’30 y fines de los ’20 simultáneamente (actualmente disponibles en Youtube). ¿Por qué el desborde fantasioso debería estar justificado por la inteligencia o la moraleja? ¿Por qué no seguir cultivándolo como un músculo independiente, autosuficiente?


La irrupción desencajada de la velocidad fantasiosa es, en toda su neurosis, sin necesidad de ningún otro condimento, una declaración de principios. Como suele decirse: un contundente gesto político.


Como supieron decir nuestros ancestros: Afflictis lentae celeres gaudentibus horae
(Lentas son las horas tristes, rápidas las felices).

Think Thank Nerdcore I click acá.

Tremendos nudo y desenlace


Guillermo Cabrera Infante insistía (sin practicar) en aquella fórmula que propone que literatura es todo lo que puede leerse como tal. ¿Esto quiere decir, más allá de los géneros? Pues nada más lejos que una narrativa de “textos”, si llamamos textos al intento de zafar de cualquier clasificación. Al revés: Una introducción, de Ezequiel Alemián, es a su modo una antología de convivencia de géneros encontrados. Una gran clasificación apenas encubierta.


Una definición muy dudosamente atribuida a Roger Caillois supo decir: “un sistema es finalmente una colección de singularidades puestas en funcionamiento”. Rescato, ante todo, esa sugerencia de señalar a todo sistema como una colección, un conjunto y disposición de elementos. Si de algo no se trata Una introducción, es de una mera compilación.

Más clicks.

Nota versión 1, Nota versión 2

Reportaje Mercedes Halfon, + Alemián 1, + Alemián 2