Monthly Archive for February, 2013

Eternal Blog


- ¿Cómo ves el futuro del blog ante la aparición y la expansión de las redes sociales, ya que estas han asumido algunas de sus funciones?

Más que el blog en sí, mi interés estuvo centrado siempre en la blogósfera, es decir, en las bitácoras interconectadas consigo mismas y con toda la web. Usuarios que se leen y se reconocen entre sí a partir de ciertos contenidos y se abren al universo de la red. Es claro, no existe una blogósfera sino millones. Si bien me interesan las redes sociales como fenómeno, jamás me tentaron –pongo por ejemplo- ni Twitter ni –menos aún Facebook-. Supongo que hay cierto uso de la blogósfera, poniendo en el centro la libreta digital de apuntes, el cuaderno, que no fue fagocitado (no del todo) por las redes sociales. A pesar de la diversidad, cada plataforma predispone a ciertas estéticas, ideologías y políticas. Los blogs que me interesan son espacios de escritura, de desarrollo de ciertas escrituras que van más allá de la frase o el mero comentario. Reconozco que el blog parece hoy limitado, pero es precisamente esa restricción la que me gusta. Resumiendo, lo que me sedujo de la blogósfera sigue intacto, aunque ésta siga perdiendo batallas en otros terrenos con las redes sociales y nos resulte cada vez más vieja.

 


- ¿Qué usos del blog considerás aún como válidos e interesantes en esta etapa de internet?

Las redes sociales tienden a ser más endogámicas (kundalinis que se cierran sobre sí mismas). Pinterest incluído. Son countries, de espaldas al resto de la web. Mientras que los blogs a los que presto atención tienen por centro escrituras que linkean con toda la web. Estos blogs incitan a la navegación indiscriminada, mientras que las redes promueven un circuito mucho más cerrado.

Respuestas para La Voz del Interior, marzo 2012.

Otra literatura

“Su novela Minga! ahora reeditada por Piglia en la serie del Recienvenido, fue escrita en ese vaivén geográfico y muy leída por sus pares, antes de ser finalmente publicada, en 1987, gracias en parte a la tenacidad de Divinsky. Di Paola escribía siempre, pero era muy displicente al momento de publicar. Habían pasado 13 años desde la aparición de su libro de cuentos. En la revista Fin de Siglo, César Aira se encargó de reseñar Minga! Una frase de esta reseña, “Otra literatura” se utilizó como principal publicidad de la novela. A Cippolini, Di Paola le dijo que su intención al escribir el libro había sido la de convertir la física contemporánea en narración. En ese sentido, la novela sería una poetización de sus lecturas sobre ciencia. Como si fuese una suerte de Bouvard y Pecuchet escrita desde dentro.”

Por Ezequiel Alemián. Nota íntegra acá.

Publicado hoy en Ñ