Monthly Archive for August, 2012

Invisibilizándonos


Tiempos agitados, los ’90. Sé que hay muchos que sólo pueden (quieren, por las razones más antagónicas) ver y escuchar neoliberalismo, pero en mis recuerdos hay otras tantas cosas infinitamente más agradables. Entre la actual C.A.B.A y el profundo sur del conurbano (así transcurría mi vida acá y allá del Riachuelo). Hubo mucha escritura -como siempre-, muchas publicaciones, muchas expos, muchos conciertos, muchas películas, muchos lugares increíbles, muchas pesadillas, muchos amigas y amigos (los que siguen y los que ya no). Fernando García (el Maestro de Ceremonias) me propone intentar un inventario oral de todo eso.
Pero también habrá mucha ‘Patafísica, discos de todas las épocas, trips (buenos y malos), y la psicodelia de siempre.


Que nos ampare la Azafata del Tren Fantasma. Y San Cipriano, por supuesto.

Punk, desnudos y acefalías


“Seguramente desobedeciendo la intención de su autor, las mejores imágenes de Yamandú nos disparan hacia el ranking invulnerable de nuestra memoria afectiva. El mío es elemental y moderno, un top two: L’origine du monde, la pintura de 55 x 46 cm que Gustave Courbet pintó en 1866 (un escorzo del cuerpo de su amante, la pelirroja Joanna Hiffernan, donde el sexo ocupa el primer plano) por encargo para Jalil-Bey, embajador turco en París y que mitificaron desde Théophile Gautier a Jacques Lacan, quien compró la obra como obsequio para su mujer Sylvia, así como la canción Chelsea Hotel nº 2 que Leonard Cohen escribió rememorando un encuentro con Janis Joplin que hoy es leyenda y poema.”
Catálogo de Fantasy (2007), de Yamandú Rodríguez.


Ahora se viene el libro.
Todo lo que siempre quisiste ver, leer y saborear.
Y más.

De la videocasetera al algoritmo


Todo lo que vemos son formas y colores. Nuestra mente les da un sentido, separa bloques de unidad del conjunto. Así sabemos que el perro no es la calle, que la silla y la mesa son dos cosas separadas, que vos sos una persona, un ente con voluntad y no una parte del empapelado de la pared. Pero en verdad todo lo que vemos es abstracto.”

En embarqué en un experimento superlativo de Fede Pintos y Julián Urman.
Todo está en la mente.

Sólo sueño con Bargfeld


Vamos, regresamos. Todos los caminos, en algún momento, pasan por Bargfeld. Más especialmente por el estudio de ese escritor alemán con nombre de río y muy rara vez despeinado. Por sus fichas, por su sistema, por cada una de sus narraciones y ensayos. El año pasado fue Meteoro de verano, por la indispensable Bestia Equilátera. Siempre esa manera de estar en el mundo, entre la ensoñación, el sarcasmo, la maldición y la eterna elipsis.
Con el señor de Bargfeld siempre estamos en el medio de la catástrofe, intentando recordar hacia donde teníamos que ir.
O escapar.
Incluso cuando ensayamos sobre él (hace un tiempo que sólo escribo sobre él).
Una vez más, como siempre: Arno Schmidt, salud.