Conjunción Taylor – Aira


¿Quién no adora las conjunciones fabulosas? Eduardo Stupía me comentó ayer sobre una imagen que vio en internet y que inmediatamente busqué. Son las que ahora están viendo: el registro del encuentro de César Aira con Cecil Taylor. Más allá del relato de Aira –luego convertido en libro- sobre el pianista neoyorquino, lo que más me impacta son esas manos juntas. Las de Aira tomando las de Taylor para besárselas.


Quienes no conozcan a Taylor, quienes no lo hayan escuchando, peor para ellos. Los que lo escucharon y no les interesa, mucho peor aún. Lo mismo repito cambiando el nombre de Taylor por el de Aira. Toda la felicidad que cabe en esas cuatro manos ahora fotografiadas: por esa felicidad brindo.

Y les dejo, de yapa, un documental imperdible sobre Don Cecil. Hagan click acá.

Bosquimanos, masa y poder


“Se comienza a entender Masa y poder, en el momento en que se reconoce que es una obra fundada en la hostilidad por el concepto. “Lo conceptual me interesa tan poco que a los cincuenta y cuatro años no he leído seriamente ni a Aristóteles ni a Hegel”, escribe Elías Canetti poco antes de publicar Masa y poder. Observación asombrosa en un lector omnívoro. Pero Canetti sabe bien de qué habla: se trata de una guerra tribal, que tiene orígenes remotos.


Él combate del lado de los bosquimanos –de aquéllos de quienes, si algo queda, es el nombre de un dios, ni un concepto-. Y los bosquimanos significan para él un estadio de la humanidad detrás del cual no logramos entrever nada anterior. El estadio de quienes más saben sobre las sensaciones primeras: por ejemplo, sobre los presentimientos. En Masa y poder, de hecho, los bosquimanos aparecen sólo en una breve sección sobre “Presentimiento y metamorfosis”.


¿Cómo se da uno cuenta, desde lejos, de que alguien llega? Así responde un bosquimano: “Me di cuenta de que estaba llegando porque me dolía la parte de su vieja herida”. Se advierte la presencia de alguien cuando duele en nuestro cuerpo la parte que corresponde a la cicatriz del otro. Ésta es quizá también la descripción del proceso que Canetti ha llevado a la práctica en todo Masa y poder.

 


Pero la señal decisiva para entender la relación de Canetti con los bosquimanos está en una anotación sobre Proust: “No quiero convertirme en un esclavo de los adjetivos., nunca, tampoco de los triples adjetivos. En Proust son el toque oriental, la pasión por las piedras preciosas. A mí éstas no me interesan porque amo todas las piedras. Las “preciosas” van bien para sus personajes aristocráticos. Mi “aristocracia” son esos desconocidos de los primordios. Bosquimanos. Aranda, fueguinos, ainu. Mi “aristocracia” son todos aquellos que viven aún de mitos, y sin los mitos estarían perdidos (Aunque, ahora, en su mayoría, están en verdad perdidos).”

Roberto Calasso, Confesiones bibliográficas.

Generación Artificial


En competencia oficial, en el Bafici, se estrena Generación Artificial, opera prima de Fede Pintos. Alucinado documental sobre las distintas generaciones de Vj’s en Argentina, documental sobre el documental –un vertiginoso Ouroboros-, historia de varias vidas experimentales, de sus tramas, hallazgos y desencuentros.


Historia de noctámbulos, de un arte de intersecciones, de la imagen electrónica en una época de nueva tribalidad digital (Maffesoli dixit). Historia de amores fetiches y también traiciones a los formatos tecnológicos que amoldan la nitidez de nuestros recuerdos. Inconsciente electrónico, una de las partes malditas de la industria del entretenimiento.


Escrita por Fede Pintos y Julián Urman, Generación Artificial también es el entrecruzamiento de biografías acaso secretas, acaso no del todo autorizadas. Neurología, videoarte, trance, Polybius y otros síntomas de época.

Mar del Plata: Filba 2015


La próxima edición del Festival Nacional se realizará en la ciudad de Mar del Plata, desde el 9 hasta el 12 de abril del 2015.
Las sedes principales serán el Museo MAR y el Auditorium, ubicado en la zona más central y clásica de la ciudad. Como siempre, estarán acompañadas por otros espacios que ayuden a llegar a más lectores y a mostrar la mayor diversidad posible de la escena cultural de Mar del Plata. Por primera vez, se incorporarán actividades de capacitación para docentes y un capítulo local del Filbita, dedicado a los lectores más pequeños.


Invitados: Betina Alperín, Juan José Becerra, Félix Bruzzone, Luciana Caamaño, Juan Carrá, Agustina Catalano, Sebastián Chilano, Rafael Cippolini, Los Contras, Edgardo Cozarinsky, María Sonia Cristoff, Cuqui, Franco De Ángeli, Dúo Entusiasta, Federico Falco, Gastón Franchini, Silvana Franzetti, Irina Garbatzky, Flavia Garione, Inés Garland, Facundo Giménez, Iosi Havilio, Fabián O. Iriarte, Agustín Marangoni, Guillermo Martínez, María Moreno, Matías Moscardi, Ana Porrúa, Carlos Ríos, Soledad Vallejos, Miguel Vitagliano y Martín Zariello


Sedes Mar del Plata
Fundación OSDE Mar del Plata / Av. Colón 2909
Librería Polo Norte / Constitución 5843
Muelle de Pescadores / Espigón de Pesca: Boulevard Marítimo y Av. Luro s/n
Museo MAR / Av. Felix U. Camet y López de Gomara s/n
Residencial Mundo Dios / 12 de Octubre 3012
Teatro Auditorium / Boulevard Marítimo 2280

Anarcotaoísmo y Zhuangzi


Las peores intervenciones del gobierno, según Lao-Tsé , son la imposición fiscal excesiva y la guerra. “El pueblo pasa hambre porque sus superiores consumen en exceso sobre lo que recaudan” y, “donde se estacionan los ejércitos, sólo crecen después zarzas y espinos. Durísimos años de hambruna de seguro seguirán a una gran guerra”.
El curso de acción más sensato es mantener al gobierno simple e inactivo, ya que entonces el mundo “se estabilizará por si solo”.
En palabras de Lao-Tsé: “Por eso dice el hombre juicioso: no haré nada, y se cambiará la gente ella sola; me estaré quieto, y se enderezará por sí misma; permaneceré inactivo, y la gente se enriquecerá sin más….”.


Profundamente pesimista, sin esperanza de que fuera a producirse un levantamiento general que corrigiera la opresión del gobierno, Lao-Tsé aconsejaba seguir el ahora familiar sendero taoísta de la pasividad, la renuncia y la limitación de los propios deseos.
Dos siglos más tarde, su gran discípulo Chuang-Tsé (369-ca. 286 a.C.) prosiguió las ideas sobre laissez-faire de su maestro hasta su conclusión lógica: el anarquismo individualista.

El influyente Chuang-Tsé, escritor de estilo elegante y frecuente recurso a parábolas alegóricas, fue el primer anarquista en la historia del pensamiento. Cultísimo, era nativo del estado de Meng (en la actualidad, posiblemente en la provincia de Hunán) y descendía de la vieja aristocracia. Siendo oficial de bajo rango, su fama se extendió por toda China, hasta el punto de que el rey Wei, del reino de Chú, le envió un emisario con ricos presentes y le urgió a convertirse en su principal ministro. Su desdeñosa respuesta a la oferta real es una de las grandes declaraciones de la historia sobre los peligros ocultos que encierra el boato del poder estatal y su contraste con las virtudes que reserva la vida privada:


“Mil onzas de oro son ciertamente una gran recompensa, y el cargo de primer ministro sin duda una elevada posición. Ahora bien, señor, ¿es que no ha visto al buey que se va a sacrificar a la espera de serlo en el templo real del estado? Se le cuida mucho y se le alimenta bien durante unos pocos años, y se le engalana con ricos brocados hasta que está listo para ser llevado al Gran Templo. Entonces, aunque con gusto se cambiaría por el más solitario de los cerdos, ¿acaso puede hacerlo? Así que… ¡fuera de aquí y rápido! No me insulte. Preferiría vagar y no hacer nada en un charco embarrado, pasármelo bien a mi gusto, antes que acabar sometido a las limitaciones que impondría el gobernante. Jamás aceptaría un cargo oficial, para así poder ser libre de proponerme mis propios fines”.

Taoísmo en la China Antigua. Historia del Pensamiento Económico I, de Murray N. Rothbard